sábado, 9 de abril de 2011

Don't blame Belén Esteban

Arcadi y yo estamos en crisis. Y todo por culpa de Belén Esteban. Desde el primer momento en el que nos conocimos, teníamos claro que éramos almas gemelas. Para mí, él es uno de los hombres más guapos e ingeniosos del mundo y yo, para él, soy un icono de inteligencia y elegancia. Y luego, que hay cosas que unen mucho, como que los dos estamos dispuestos a defender el tul a muerte. No sé, cosas que no puedes compartir con todo el mundo, como la firme creencia de que la sencillez y la naturalidad están sobrevaloradas. En fin, que estábamos convencidos de estar hechos el uno para el otro. Hasta que se me ocurrió escribir una entrada sobre Tele 5 (vid “El retorno”) y la gente empezó a escribir comentarios en mi blog y también se organizó un debate de alto calado en mi muro de Facebook. Todo el mundo criticaba la telebasura y yo, por supuesto, les daba la razón.

Poco a poco me di cuenta de que se iba creando un espeso silencio entre nosotros hasta que, por fin, le pregunté que qué le pasaba. Él me dijo que no entendía cómo se había generado tanto espesor alrededor de algo tan simple y facilón y que él era un gran defensor de la telebasura, hasta el punto de que, en su época de estudiante universitario, obtuvo un 9,5 por un trabajo en el que defendía “Gran Hermano” y “Crónicas Marcianas”. Arcadi señaló, además, que este mundo está lleno de injusticias, como que esté bien visto ser listo y feo y mal visto ser guapo y tonto, cosa que él no acaba de comprender, y que en la televisión no todo tiene que ser cultura, que también tiene que haber espectáculo y que la Telebasura es siempre una gran fuente de innovación formal. Y que ya está bien que se ponga a parir según qué tipos de programas y, sin embargo, se defienda que el fútbol es cultura (bueno, ahí algo de razón tiene).
En fin, veremos en qué acaba todo esto, porque al final me veo tragándome cada día “Mujeres y Hombres y Viceversa”.

8 comentarios:

  1. Yo odio la telebasura, creo que no aporta nada a nuestra sociedad, pero supongo que para gustos los colores.

    ¡Un abrazo Sonia!


    E.

    ResponderEliminar
  2. Yo nunca la veo, entre otras cosas porque prácticamente no veo la tele. Conozco a gente que le gusta y no me parece ni mal ni bien aunque creo que es un tipo de televisión que hace mucho daño en las clases más desfavorecidas de la sociedad porque se vende la idea de un triunfo "fácil" a cambio de tu dignidad.

    ResponderEliminar
  3. ole, me gusta esa idea Sonia, no la había pensado y me parece muy inteligente. Ahora ya tengo un motivo más para no ver esa clase de programas (aunq no veo la TV nunca).

    ResponderEliminar
  4. Hola, Noemí, no sé muy bien a qué idea te refieres pero si te ayuda para reflexionar, me alegra mucho.

    ResponderEliminar
  5. Ups! me refería a esta: "es un tipo de televisión que hace mucho daño en las clases más desfavorecidas de la sociedad porque se vende la idea de un triunfo "fácil" a cambio de tu dignidad." Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. estoy totalmente de acuerdo con Arcadi, viva la telebasura!!. Estoy cansada de llegar y ver los telediarios que contra más dura sea la notica más morbo despierta, y contra más sangre, más espectación. Me gusta llegar a casa después de levantarme a las 6 de la mañana, ir a trabajar, ir a la uni, llegar y hacerme la comida para el día siguiente, pasear al perro, etc.. y ponerme a ver televisión absurda!. Además hoy en día le llaman a cualquier cosa arte, todo es cultura... quién dice que el gran hermano no lo sea??.

    ResponderEliminar