jueves, 12 de mayo de 2011

Superpop

Esta semana se ha publicado una noticia que ha creado una gran consternación: la revista Superpop deja de publicarse en papel. Sí, de acuerdo, seguirá en Internet pero, ¿qué será de aquellos regalos maravillosos como la pulsera de la suerte o la carpeta del ídolo de turno? ¿De dónde sacarán ahora las adolescentes los pósters para decorar sus habitaciones? ¿Qué se leerá ahora a escondidas en el aburrimiento mortal de algunas clases?

Al hilo de la noticia, Arcadi me explica que su amiga Lorena, como buena adolescente de los 90, compraba habitualmente la revista y un verano, mientras estaban en la piscina, sacó los ejemplares que tenía y ambos se hicieron fans, indiscriminadamente, de todos los clubs. Así, con el tiempo, le empezaron a mandar a Arcadi cosas de No Doubt, grupo del que se había hecho fan sin saber ni quiénes eran pero del que acabó siendo un auténtico devoto. Lo mejor de la historia, sin embargo, fue cuando lo llamaron de Crónicas Marcianas para ir como representante del club de fans de The Corrs, grupo al que odiaba con toda su alma pero del que también se había hecho fan en la orgía fanática de aquella tarde de verano adolescente. También me cuenta Gele que ella ganó un walkman amarillo en un concurso objeto que, en aquellos tiempos, era el colmo de la modernidad.
Superpop se publicó por primera vez en 1977 y ha sido un rito de iniciación de varias generaciones con su test picantes y sus consejos sobre cómo besar bien o cómo saber si le gustas a un chico. Sus portadas y contenidos son un fiel retrato sociológico de los usos y modos de los adolescentes desde el inicio de la democracia hasta nuestros días. Desde Los Pecos a Justin Bieber podemos ver cómo han evolucionado los gustos y las modas de un mundo que, irremediablemente, está dejando de ser.
 Superpop ha muerto, viva Superpop.



5 comentarios:

  1. ¡Una lástima!
    Recuerdo lo mucho que me gustaba a mi y a mis amigas cuando eramos algo más pequeñas... :(

    Buena entrada Sonia!

    Un besazo!

    E.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Estela. Es que es una revista que ha marcado a varias generaciones.

    ResponderEliminar
  3. y aunque de forma no manifiesta, siempre tuvo un latente regusto homogay que me encantó... tanto como muchos de sus chicos-portada... vamos, que también fue acompañamiento en los ritos de iniciación de los adolescentes ochenteros y noventeros en la apertura de las puertas de nuestros armarios!

    ResponderEliminar
  4. Iker, hay un libro maravilloso que se llama "Chicos de portada" y son fotos de todos esos chulazos que protagonizaron este tipo de revista y que se granjearon la simpatía del mundo gay.

    ResponderEliminar