lunes, 16 de mayo de 2011

Indignación 2.0


El domingo quedé con Angelita, Ikeractivo y Marie Lou -además de otros amigos que prefieren guardar su anonimato- y nos fuimos a la manifestación convocada por “Democracia Real Ya” para mostrar nuestra indignación. Este movimiento pacifista surgió en abril en la Universidad y ha logrado movilizar, por fin, a miles de personas en diferentes ciudades españolas para expresar el hartazgo de una juventud que se ve abocada a una precariedad vitalicia así como la queja por la falta de empleo en este país y  por el recorte de derechos sociales. Derechos que, cabe recordar, no cayeron del cielo sino que se consiguieron con la lucha y el esfuerzo de muchas personas.
 Las manifestaciones, que fueron multitudinarias pese a no tener el respaldo de ningún partido ni sindicato, se convocaron a través de las redes sociales. Me gustó el ambiente, compuesto por jóvenes muy jóvenes, jóvenes no tan jóvenes y jóvenes a secas; por jubilados que ven como se devalúa el fruto de tantos años de trabajos; por desempleados atemorizados porque se acerca el final de las prestaciones; por empleados públicos que cada vez trabajan más y en peores condiciones y cobran menos. Por gente, en definitiva, que está hasta las narices.

 Este nuevo movimiento demuestra que la democracia que se practica hoy en día desde los gobiernos comienza a quedarse obsoleta y que empiezan a ser necesarias nuevas formas de organización. Las consignas, por ejemplos, se votaron por Internet y no se denominan ni de izquierdas ni de derechas. Y es que estas palabras parecen no tener demasiado sentido cuando, en realidad, estamos en manos de la banca y de los mercados que fueron, junto con los políticos, los blancos de la mayoría de las quejas. Las manifestaciones tuvieron mucho éxito y esto, estoy segura, va a seguir. Además, que es una manera estupenda de echar el domingo: quedas con amigos, te encuentras con personas que hacía tiempo que no veías, caminas un montón (lo que acaba repercutiendo en la anhelada figura envidiable) y te sale todo la mar de baratito. Que me parece un planazo, vaya.


3 comentarios:

  1. Yo añadiría que hasta te lo pasas bien, porque esas batukadas que asistieron aportaron mucho ritmo y diversión. Yo hasta me pegué un buen bailoteo mientras caminábamos y gritábamos. Que más se puede pedir...

    ResponderEliminar