sábado, 3 de marzo de 2012

En portada


El jueves 1 de marzo, Barcelona protagonizó varias portadas por los incidentes del día anterior. Por una parte, tenemos las delirantes portadas de los periódicos nacionales ABC y La Razón que, con su imaginaria ciudad en llamas cuya mecha, decían, había sido encendida el PSOE, acabaron convirtiéndose en Trending Topic y protagonizando todo tipo de chascarrillos. Por otra, la de uno de los diarios más prestigiosos del mundo, el New York Times. Y la pregunta es ¿por qué tanto interés? Vayamos a las cifras. El 29 de febrero hubo 12 detenidos y 8 heridos, 7 de ellos Mossos d'Esquadra -yo conozco dos heridos pero, por alguna extraña razón, no han entrado en la nómina- frente a los 132 heridos y 84 heridos de la celebración de la Champion el 27 de mayo de 2011. Se ha hecho mucho hincapié también en el gasto que suponen los desperfectos en el mobiliario urbano, unos 12.000 euros, aproximadamente. En la ciudad de Bilbao gastan una media de 4.200 euros diarios en la reparación de actos vandálicos y en la ya citada celebración de la Champion el gasto ascendió a 608.682 euros, es decir, unas cincuenta veces más.
Por otra parte, desde la misma Generalidad se afirmó, desde el primer momento, que los disturbios fueron ocasionados por personas que nada tenían que ver con la manifestación, que se trata de un grupúsculo organizado y que siempre son los mismo. Si es así, ¿por qué no hay dimisiones? No entiendo que una ciudad se pueda permitir un grupo permanente de reventadores oficiales de manifestaciones. Si las cámaras los pudieron grabar y fotografiar cómodamente, si incluso un joven se interpuso para evitar más acciones violentas, ¿cómo es posible que los Mossos no sean capaces de detenerlos? Porque, de los 12 detenidos, 11 salieron libres de cargos ese mismo día, lo que hace suponer que no eran ninguno de estos delincuentes.
Y, finalmente, si este grupo reducido fue el que organizó los disturbios ¿por qué cargaron contra personas inocentes? ¿Qué pasa con los heridos? ¿Es esto tolerable en una democracia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario