sábado, 31 de marzo de 2012

Desinformación

Un amigo alemán me preguntó ayer sobre el seguimiento de la huelga y yo le dije que, desgraciadamente, no tenía ni idea. Según quien informe, el 29M fue un auténtico éxito o un rotundo fracaso. El baile de cifras es tal que, según el Gobierno las manifestaciones sacaron en toda España a unas 800.000 personas a la calle mientras que los sindicatos o The Guardian afirman que esa esa cifra es inferior al número de personas que se manifestaron tan solo en Madrid.


 Por otra parte, nos dicen que el descenso de energía fue tan solo de un 16% sobre lo previsto a la vez que se asegura que hay polígonos industriales prácticamente detenidos. Después ya está el tema de las mentiras fácilmente contrastables pues mientras que María Cristina Díaz Márquez, Directora General de Política Interior, leía que el único Corte Inglés que no se había abierto con normalidad era el de Pamplona, bastaba pasearse por Plaza Cataluña para comprobar que aquel estaba también cerrado y custodiado por las fuerzas de seguridad. Que esa es otra. Es un escándalo la gran cantidad de personas de bien que acuden pacíficamente a las manifestaciones y acaban siendo víctimas de los Mossos d'Esquadra con ataques totalmente injustificados en una democracia como lanzamientos de pelotas de goma o gases lacrimógenos. Y ni una palabra jamás en los medios de comunicación.
A partir de todo esto, pensaba, el seguimiento de la huelga general del 29M puede ser el que cada uno deseé según sus creencias. Que te apetece pensar que fue un fracaso, pues te informas en unos medios de comunicación determinados y la mar de bien. Que quieres que sea un éxito, pues lo mismo. Para gustos, los colores.



3 comentarios:

  1. Lo de María Cristina Díaz Márquez se notaba que era un comunicado escrito el día anterior, una manera de desprestigiar a los huelguistas. El baremo más fiable es el de la luz.
    Yo solo puedo hablar por lo que pasó el Rubí, por la mañana silencio en los polígonos y tiendas cerradas, por la tarde parecía un sábado.

    ResponderEliminar
  2. En el centro de Barcelona, en los grandes ejes comerciales, la mayoría de los negocios permanecieron cerrados.

    ResponderEliminar
  3. Tengo la misma impresión que Juan Carlos: a medida que avanzaba el día las tiendas iban abriendo. En facebook alguien colgó una foto curiosa. Era un cartel en un comercio cerrado. Se indicaba que estaba cerrado por la huelga general, pero que abriría a las 17:30. Me parece que no fue un caso aislado, quizás los españoles hemos inventado una nueva forma de protesta: la media huelga general

    ResponderEliminar