sábado, 11 de agosto de 2012

La doctrina del shock

Leo en una página web independentista la noticia de que en Noruega han empezado a apadrinar niños pobres españoles. Esto les sirve para cargar contra España con afirmaciones del tipo "Cataluña puede salir de la crisis, pero dentro de España de ninguna de las maneras". Vaya por Dios. ¿Y todo esto por una iniciativa así? Porque desde hace muchísimos años en Cataluña se apadrinan niños pobres: persona con recursos se encargan de pagar la comida y otros gastos de pequeños de familias con problemas que, de esta manera, pueden seguir viviendo con sus padres. No sé cuándo se empezó a hacer pero a mí me consta, por lo menos desde 2006, es decir, mucho antes de que estallara la crisis. Además de esto, desde que me alcanza la memoria, recuerdo carteles de Aldeas Infantiles SOS en las estaciones del tren.
No fue la única sorpresa mediática del día. Por la mañana había visto un rato los programas matinales de Antena 3 y Tele 5 y, curiosamente, en los dos se decían cosas muy parecidas: que si España estaba en crisis es porque los españoles somos unos vagos y a diferencia de, por ejemplo, los alemanes, no estamos dispuestos a trabajar durante los fines de semana y las vacaciones. Imagino que se debe a la proverbial discreción alemana el hecho de que, pese a plagar las playas de Canarias y Mallorca, jamás los haya visto trabajando bajo la sombrilla. En uno de los programas hablaban, en concreto, de los profesores asegurando que ellos trabajan los días de asueto y nosotros no. Los fines de semana no hay clases en ninguno de los dos países así que no sé muy bien que van a hacer los profesores alemanes a sus escuelas. Si se refieren a preparar las materias o a corregir exámenes, es obvio que la mayoría de profesores españoles dedican parte de su tiempo libre a ello e, incluso, te puede tocar ir a trabajar algún sábado si hay una jornada de puertas abiertas o alguna Feria de Educación. Pues no. Según las citadas cadenas, ellos trabajan y nosotros no y por eso a ellos les van las cosas estupendamente y por aquí estamos fatal.
Es evidente que España tiene un problema de paro brutal y que en estos momentos hay gente que lo está pasando mal. No está en mi intención minimizar el sufrimiento ajeno pero me parece que se está ofreciendo una imagen tremebunda que no se corresponde con la realidad. Una sale a la calle y se encuentra las terrazas de los bares llenas, se realizan operaciones salida y retorno porque muchísima gente se va de vacaciones y gran parte de la sociedad está llevando una vida bastante similar a la de antes de la crisis. ¿Qué se pretende con estas afirmaciones? En el primer caso es evidente, con los independentistas no hay mucho que rascar: se hable del tema que se hable, la culpa la tiene España. En el segundo, me parece que tiene que ver con lo que Naomi Klein denominó "la doctrina del shock", es decir, la penetración de las ideas de la Escuela de Economía de Chicago tras impactos en la psicología social. Así que, hala, a dejar de leer este blog y a trabajar para levantar el país que luego dicen que somos todos unos vagos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario