martes, 21 de febrero de 2012

#PrimaveraValenciana

Si los escritores de la Generación del 98 tomaron Castilla como epítome de una España en decadencia, creo que, en nuestra época, es la Comunidad Valenciana la que mejor refleja esa etapa de indecente despilfarro y malversación de fondos públicos por parte de una clase política sin escrúpulos ni vergüenza (solo falta recordar la foto de Francisco Camps y Rita Barberá pavoneándose en un descapotable). 
Esta misma gentuza que ha dejado vacías las arcas, condenan ahora a los jóvenes a no poder estudiar en condiciones dignas y cuando estos, en lugar de quedarse en sus casas viendo la tele o jugando con la PSP, según el célebre -y falso- retrato que se suele pintar de la juventud actual, salen a defender su derecho a una educación de calidad se encuentran, un día tras otro, con las porras y las pelotas de goma que hemos pagado con nuestros impuestos. Porque no hay dinero para la calefacción de las escuelas, pero parece que no falta para pagar los elementos de represión. No tengo palabras para describir la sensación que me produce ver esos vídeos en los que los agentes maltratan de forma brutal a menores. Menores a los que, recordemos, según la ley, ni sus padres ni sus profesores, pueden poner un dedo encima. Es tan escandaloso que una de estas imágenes apareció en el New York Times pero, sin embargo, los medios tradicionales españoles han tardado bastantes días en dedicarles un espacio que, a mí, me parece escaso. Menos mal que tenemos la redes sociales para informarnos.
¿Cómo se puede reprimir de forma tan violenta a personas que quieren estudiar? ¿Cómo es posible que se maltrate de forma pública a menores y no suceda nada? ¿Por qué este ensañamiento contra los adolescentes? ¿Por qué hay tantos detenidos? En este sentido, me parecen relevantes las palabras del jefe de policía cuando tacha a los jóvenes estudiantes de "enemigos".



3 comentarios:

  1. Como comentaba mi madre este mediodía, volvemos a tiempos franquistas y de la transición. Menuda involución. A tomar la calle, es lo que debemos hacer y la única manera práctica de solidarización con nuestros colegas valencianos. No quedará así, juntos podemos #primaveraestudiantil

    ResponderEliminar
  2. en la moda primavera-verano se vuelve a llevar el gris!

    ResponderEliminar
  3. solo queda nuestra presencia pacífica pero contundente en las calles... y recordar estos hechos cuando nos toca votar!

    ResponderEliminar