miércoles, 28 de septiembre de 2011

Las apariencias engañan


Las cosas ya no son lo que eran, eso desde luego. Una de las mayores decepciones de mi vida, por ejemplo, me la llevé en el centro de belleza al que acudía a realizarme la depilación láser. A ese mismo lugar acudían todas las gitanas y mucho de los gitanos de mi barrio… para tomar rayos UVA. Así que la cacareada piel morena de esa raza que puebla tantos poemas y canciones es, en realidad, fruto de las innovaciones tecnológicas estéticas. “Para que te fíes de los gitanos”, recuerdo que pensé.



Pero este verano me sucedió una cosa aún más sorprendente. Estaba pasando unos días en un pueblo de los Alpes, en la muy católica Austria y me puse a ojear un catálogo de esos con productos de teletienda. Aparecían por allí lindas figuritas de erizos, todo tipo de utensilios para el hogar, la socorrida batamanta, recipientes para dentaduras postizas… en fin, una serie de objetos que se suponen que hacen la vida más fácil pero de los que se puede prescindir perfectamente. En esas estaba cuando, de repente, aparece ante mis ojos la página dedicada a vibradores masculinos y femenino. A ver, que no se me malinterprete, que yo soy tan abierta y liberal como la que más, pero es que, a partir de ese momento, ya no pude mirar con la misma cara a esos ancianitos que los domingos se ponen su traje regional para ir a misa y luego a comer con la familia. Si ellos supiesen lo que esconden en el cajón de la mesilla de noche…

No hay comentarios:

Publicar un comentario