martes, 6 de agosto de 2013

Pureza de sangre

Una de las cosas más latosas, además del constante reparto de carnés de buenos y malos catalanes del que hablé en "Los enemigos de Cataluña" (se puede leer aquí) es la exigencia constante de tener que apoyar esto o lo otro o, por el contrario, de condenar cualquier acción, especialmente si ya lo has hecho de forma pública. Las redes sociales son, sin duda, maravillosas y una fuente fantástica de oportunidades, pero también hay una parte de exposición que tiene sus riesgos y como, además, se da por hecho de que estamos todo el día pendientes de nuestros dispositivos móviles, la respuesta tiene que ser inmediata.
Hace unas semanas condené en Twitter y Facebook el ataque a la sede de C's y hubo quien se apresó a escribir comentarios en los se que minimizaban tal ataque y añadían que "y los de ultraderecha más", como si C's o yo tuviéramos algo que ver en esas acciones. Poco después, condené las pintadas a las sedes de PSC y PP  de Arran y tres cuartos de lo mismo. El día que salieron en la prensa las pintadas perpetradas por un grupúsculo de ultraderecha contra la sede de  El Punt-Avui yo estaba en la piscina y, por deferencia a mis acompañantes, desconectada del mundo virtual. Al llegar a casa, sobre las siete de la tarde, vi la noticia y, rápidamente, la condené en Twitter. Pues bien, al abrir mi Facebook ya tenía un mensaje echándome en cara que no lo había condenado. ¡Por Dios! ¡Qué tengo vida más allá de Internet! Voy a plasmarlo por escrito a ver si queda clarito de una vez y no hace falta que tenga que jurarlo con la mano sobre la Biblia a la menor ocasión: estoy en contra de cualquier insulto, falta de respeto o destrozo de material da igual la procedencia y el destinatario. Y cuando digo en contra de todos los insultos quiero decir eso, de todos, porque tampoco me parece demasiado lógico que algunas personas defendieran a la deportista Roser Tarragó -y obviamente condeno a quienes la insultaron- y, a la vez, aprovecharan el tuit para insultar a España y a los españoles. Y eso no debería ser así. Aunque sea por coherencia.

También me he encontrado constantemente con gente que me suelta un "pero estás a favor o en contra del referendo", sin tener en cuenta que, a día de hoy, no hay ningún referendo la vista y, ni tan siquiera, una posible pregunta y que, además, si llega a convocarse lo más probable es que no sea un referendo sino una consulta por vía no refrendaria. Pues no, tienes que manifestar públicamente tu adhesión incondicional. Si dices que no tienes ninguna intención de contestar a una interpelación tan poco pertinente a alguien a quien ni tan siquiera conoces, entonces eres facha o, ya, cuando tiramos la casa por la ventana, fascista, como me dijo uno ayer, a la vez que proclamaba que él era millones de veces más demócrata que yo.
Por si todo esto fuera poco, ahora también se te exige manifestar si estás a favor o en contra de cada una de las cadenas de todo tipo que están proliferando en nuestra Comunidad Autónoma por el simple hecho de haber comentado que la cadena nudista de Palamós me parecía de un pésimo gusto y que, en general, no soy demasiado aficionada a lo que Guillem Martínez denominó, con mucho acierto, actividades de la inmensa casa de colonias en la que se ha convertido Cataluña (vid artículo aquí). De verdad, como si yo no tuviera nada mejor que hacer que estar posicionándose públicamente sobre cada una de las actividades veraniegas.
En fin, que se siente una como si hubiésemos retrocedido a los Siglos de Oro y se tuviera que hacer valer en todo momento que se es cristiano viejo. Y, la verdad, a mí lo de la pureza de sangre no me va, prefiero mil veces la mezcla.


3 comentarios:

  1. Només fer palés que vosté pot anar considerant que els altres practiquen "Pureza de Sangre", així, alegrement, i que després s'indignarà si algú diu que el PSC bascula cap algun lloc.
    Que jo sàpiga, vosté no té cap obligació d'escriure al twitter o a aquest blog. Si ho fa, és evident que els altres tenen dret a interpelar-la. I finalment, vosté té dret a respondre o fer cas omís a les interpel·lacions.
    Evidentment en els segles en els que s'havia d'anar dient que s'era "cristiano viejo", la vida i el patrimoni d'un perillava si no es feia, o sigui que em sembla una mica insultant aquesta apel·lació.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cadena nudista de Palamós esdevé una metàfora molt interessant i a la vegada valenta. Com que evito les platges tèxtils tan com puc, em sembla d'una naturalitat total.
      Imaginació al poder,sí!!
      Crec que està molt bé que alguns es manifestin com millor creguin convenient.
      No m'agradaria tornar a la Inquisició, aquí els que volen que"todo cambie para que nada cambie" són els que ja sabem.

      Eliminar
    2. Obviament, no tinc cap obligació de contestar a ningú però, per deferència, procuro fer-ho sempre. Hi vaig sovint a Cala Estreta, costa molt d'arribar-hi i si fas l'esforç es perquè vols estar en aquest indret tranquil així que no em va semblar bé que es fes allà aquella acció i que, a més, es veies en imatges de vídeo a persones despullades que no hi participaven.

      Eliminar