miércoles, 12 de octubre de 2011

Protocolo chino


Aun a riesgo de quedar como poco discreta, lo voy a decir: Arcadi estudia chino. Y no solo eso, se ha apuntado a un curso de protocolo chino porque le hacen precio en la Casa de Asia. Sin duda, Arcadi es un hombre con vistas de futuro, tanto que este verano decidimos apuntarnos juntos a un curso de I Ching. Los argumentos con los que me convenció fueron los siguientes: Esperanza Gracia, pese a ser nuestra líder mundial en el Más Allá Occidental, empieza a estar de capa caída y los tarotistas de los canales digitales no tienen ningún tipo de credibilidad así que es el momento de ampliar el mercado, hacerse un nombre en el Más Allá Oriental y forrarse saliendo en la tele haciendo predicciones. Visto así, no había manera de negarse por lo que miramos los horarios del curso y todo pero dada nuestra gran afición a los planes imaginarios y nuestra todavía mayor pereza para llevar estos a su materialización, jamás llegamos a ir.

Pero con el protocolo chino es otra cosa y Arcadi ya se ha puesto. Yo le comenté que a mí de siempre me había encantado la idea de hacer un curso de protocolo así, en general, y, como somos almas gemelas, él me dijo que lo mismo, que loquito por hacer uno, pero que siempre que los había mirado eran demasiado específicos tipo “Protocolo de la Casa Real Holandesa”, y claro, cuándo nos vamos a ver nosotros invitados por tan ilustre familia. Animadísimos por el Spritz XXL que nos habían servido en el bar “Venecia” –que de Venecia solo tiene el nombre, por cierto- ya nos veíamos los dos aprendiendo a poner bien los cubiertos y a hacer reverencias cuando toca y en esas me suelta Arcadi:
-          Oye, ¿y en la casa okupa no harán cursos de protocolo?

1 comentario:

  1. Yo hice el postgrado de protocolo en ESPRI de Barcelona y fue maravilloso!! Con la mismísima Bárbara de Senillosa. Os lo recomiendo.

    Por cierto... David Trivín en "astrocanal" lo acierta TODO! Y no es que yo haya llamado nunca...

    ResponderEliminar