domingo, 16 de octubre de 2011

Del 15-M al 15-O


Ya hace cinco meses de aquella primera convocatoria que lanzó una poco conocida “Democracia Real Ya” y que muchas personas secundamos, hartas ya de un sistema injusto que perjudica a gran parte de la población. Relaté aquella primera manifestación en la entrada titulada “Indignación 2.0” y concluía diciendo que estaba segura de que las movilizaciones iban a continuar. Al vivir aquel ambiente, ver tanta gente de distintas edades y procedencias y la gran capacidad de movilización mediante las redes sociales  pese al ninguneo de la prensa –cabe recordar que a la rueda de prensa que ofreció DRY tan solo fueron tres medios- me parecía evidente que aquello no había hecho más que empezar pero lo que no podía ni imaginar es que cinco meses después la convocatoria global gestada el 17 de junio en una asamblea de Madrid iba a tener semejante seguimiento en casi mil ciudades de más de ochenta países.
            Y en estos cinco meses, el ir aprendiendo sobre la marcha, el adecuarse al lenguaje de signos y al lenguaje inclusivo en las acampadas, la extensión de las acampadas a las asambleas de barrio, las movilizaciones para impedir los desahucios por no poder hacer frente a la hipoteca, la lucha por una sanidad y una educación públicas y de calidad… Tantos y tantos momentos emocionantes, tanta ilusión por intentar transformar el mundo en un lugar mejor. Pero también los insultos y manipulaciones en periódicos como La Vanguardia, ABC y La Razón y la censura en las retransmisión del brutal y salvaje desalojo de Plaza Cataluña por parte de las televisiones públicas como RTVE o TV3. Y los agoreros que decían que las acampadas no llegarían ni al día de las elecciones; luego, que al día siguiente, el movimiento desaparecería; más tarde que nos acabaríamos convirtiéndonos en un partido polítco; que si detrás estaba la extrema derecha, unos, que si Rubalcaba, otros; y más tonterias por el estilo de personas que no habían estado en las calles y que no habían entendido nada. Todo esto sirvió para acrecentar la indignación y para que las concentraciones se volvieran más multitudinarias.
            El 15-0 fue un día de celebración, la celebración del quinto mes del inicio de una revolución en España que ayer, de forma oficial, se extendió a gran parte del mundo. Yo lo celebré, como aquel domingo de mayo, quedando con mis camaradas Mari Lou, Angelita, Ikeractivo, Luis, Salva, Berta y otros que prefieren mantenerse en el anonimato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario